La aerolínea low cost Ryanair entra en el ‘top ten’ de las empresas más contaminantes junto a las centrales de carbón.

No es todo de color de rosa en la aerolínea irlandesa Ryanair. Según los datos ofrecidos por el Centro de Investigación Transporte y Medio Ambiente (T&E, por sus siglas en inglés) es una de las compañías que más contamina en Europa, a la par que algunas centrales de carbón.

Ryanair

 

La estela de color blanco en el cielo que dejan los aviones esconde una triste realidad. Los motores de los aviones queman queroseno sin parar y contaminan el aire con toneladas de partículas nocivas. Y son muchos los aviones de Ryanair. Los datos más recientes, del pasado mes de marzo 2019, son reveladores. La compañía Ryanair ha transportado a 10,9 millones de pasajeros en cerca de 59.800 vuelos. Son únicamente los datos del mes pasado. Si hacemos los cálculos de un año entero se entiende la preocupación de las autoridades europeas.

En base a los mismos datos las emisiones de carbono de las compañías aéreas crecieron un 4,9% en Europa durante el año 2018, en contraste con los demás sectores de comercio de emisiones de la UE, que disminuyeron un 3,9% en total.

La situación es preocupante, ya que la contaminación por carbono de los vuelos en Europa ha aumentado un 26,3% en los últimos cinco años, muy por encima de cualquier otro modo de transporte.