Ryanair ha anunciado este lunes que emprenderá acciones legales contra AENA, la Agencia Estatal de Seguridad Aérea (AESA) y el sindicato USCA de controladores, al que considera “responsable” de la “huelga salvaje e ilegal” que provocó el cierre del espacio aéreo español el pasado viernes.

En un comunicado, la ‘low cost’ irlandesa precisó que el abandono por parte de los controladores de su puesto de trabajo provocó la cancelación de unos 500 vuelos de Ryanair, lo que afectó a cerca de 75.000 pasajeros.

Ryanair reiteró su llamamiento a la Unión Europea para que “retire” el derecho a huelga de servicios esenciales como los del control del espacio aéreo y reforme la normativa UE261 sobre los derechos de los pasajeros.

Según la compañía irlandesa una vez más ha quedado demostrada “su inutilidad para cumplir con sus objetivos”, ante “las recientes huelgas de controladores en Bélgica, Francia y España”.

A lo largo de 2010, Ryanair se ha visto obligada a cancelar 2.500 vuelos y retrasar unos 13.000 vuelos, afectando a cerca de 2.500.000 pasajeros como resultado directo de los paros del colectivo en estos países.