Muchas personas lo pasan mal al enfrentarse al hecho de viajar en avión. Y es que nada más pensar en subir a una aeronave se ponen enfermos. ¿Es tu caso?

Aerofobia, un problema del 25% de españoles

En mayor o menor medida una cuarta parte de la población española reconoce tener miedo a volar. La misma proporción se repite en países de nuestro entorno europeo. Eso explica la proliferación de artículos, manuales, cursos y libros que tratan el tema desde varias perspectivas y ayudan a superar la fobia a volar. Varias compañías aéreas han escrito sus propios manuales o incluso han preparado cursos para superar el miedo a volar, cómo por ejemplo la aerolínea low cost esyJet.

Curso para perder el miedo a volar de easyJet

La primera medida para superar el miedo a volar es reconocerlo, y para identificar el temor es posible formularse las siguientes preguntas para identificar los síntomas de la fobia

  • ¿Muestro incapacidad para tan sólo pensar en el hecho de reservar un vuelo?
  • ¿No puedo subir a un avión incluso estando ya en el aeropuerto?
  • ¿Incomodidad durante ciertas fases del vuelo, siendo la turbulencia el principal desencadenante del miedo?

10 ideas clave para superar el medio a volar

Una vez admitido el “problema” con el tema de volar lo siguiente es intentar buscar soluciones. Veamos algunas buenas ideas para superar al aerofobia en base a las recomendaciones de easyJet.

1.- Enfocarse en lo correcto y positivo

Enfócate en lo que quieres, en lugar de lo que no quieres que suceda. Si te digo que no pienses en un elefante, ¿qué haces? El punto es que la mente no puede procesar los elementos negativos, por lo que, si te centras en cosas negativas, terminarás pensando sólo en cosas negativas.

  • No quiero entrar en pánico: Terminarás enfocándote en el pánico.
  • No quiero morir: Terminarás enfocándote en la muerte. ¿Cree que esto es de alguna utilidad cuando estás a punto de volar?

Por lo tanto, recuerda centrarte en lo que quieres en lugar de lo que no quieres. Aprende y entrénate a tomar el control de tus pensamientos, lo que terminará mostrándote que el miedo es algo que escogemos.

2.- Notifica tus inquietudes

Dile al personal de cabina que tienes miedo a volar nada más subas al avión. No te avergüences de ello. El personal de cabina está altamente capacitado y acostumbrado a los aerofóbicos, por lo que serán capaces de cuidar de ti y ayudarte si tienes miedo durante el vuelo. Esto también te quitará un poco de presión, ya que tendrás un profesional de la compañía aérea a bordo que entiende tu situación y que te puede ayudar en todo momento.

3.- Piensa diferente acerca de las turbulencias

Esto se llama replanteamiento positivo. Si hay turbulencias durante el vuelo, imagina que estás en un coche que circula por una calle con muchos baches. Cuando estamos en un coche, el movimiento causado por irregularidades en el firme no nos preocupa, ya que los baches son completamente normales y entran dentro de los firmes posibles que encontramos, pero cuando estamos en un avión cualquier movimiento es percibido por nuestra mente de una forma completamente desproporcionada a lo que realmente sucede.

En realidad, el avión se mueve mucho menos de lo que percibimos. Recuerda replantear de manera positiva lo que representa o la imaginación que dispara una posible turbulencia dentro de tu cabeza.

4.- Reserva tu asiento en el avión con anterioridad

Es algo que puedes hacer con casi todas las aerolíneas- Esto te quitará mucha tensión de encima, ya que no saber la ubicación de tu asiento en el avión, puede causarte ansiedad adicional y es innecesario. Otra buena idea es sentarte en el centro del avión, ya que es el lugar en que percibirás el menor movimiento durante el vuelo y, si hay turbulencias, será el mejor sitio para estar sentado.

5.- Respirar adecuadamente a bordo

Esto puede parecer una afirmación extraña, pero muchas personas no se dan cuenta de que, cuando están ansiosas respiran desde la parte superior de su abdomen. Las respiraciones cortas y poco profundas te harán incrementar tu sensación de ansiedad y de nervios antes de subir al avión o dentro de la aeronave.

Cuando estamos relajados respiramos desde la parte inferior de nuestro abdomen.

Por lo tanto, si te sientes ansioso, coloca inmediatamente tu mano en la parte inferior de tu abdomen, toma aire y asegúrate de que tu respiración viene desde abajo. Podrás sentir cómo tu mano se expande y contrae debido al movimiento de tu abdomen inferior. Te sentirás mejor.

6.- Cuida la bebida que ingieres antes de volar

Evita el café o los productos con cafeína, ya que esto puede causar un hiperestado mental, que aumentará tu ansiedad. Bebe suficiente agua, ya que la deshidratación sólo contribuye al proceso de miedo. Tampoco es bueno grandes cantidades de líquido.

7.- Cuidado con las películas mentales

Las películas mentales que reproduces en tu cabeza controlan la forma en la que te sientes. La mayoría de la gente pensará en el peor escenario posible una y otra vez. Por ejemplo, el avión explotando y estrellándose en el aire. No hace falta decir que esto aumentará tu miedo hasta altísimos niveles.

Una vez que entendemos que se puede controlar esas películas, podrás aprender a reproducir diferentes situaciones dentro de tu cabeza y en última instancia, cambiar la forma en que te sientes y la manera en la que te comportas. Es la base para empezar a obrar un gran cambio en tu vida.

8.- Evita llegar tarde al aeropuerto

No escatimes en el tiempo para llegar al aeropuerto, ya que no hay nada peor que añadir estrés, sentado en el tráfico, preguntándote si vas a poder llegar a tiempo. Así que evita llegar tarde a toda costa para poder dejar tu equipaje con calma. Lo mejor es evitar en todo momento sumar escenas desagradable o que ya sabemos de antemano que no pueden angustiar.  También usa ropa cómoda, ya que la ropa estrecha puede causarte estrés.

9.- Se cuidadoso en tu dialogo interior

Nuestro diálogo interno negativo puede llevarnos a estados mentales muy negativos, así que hay que aprender a ser consciente de lo que uno se dice a uno mismo, especialmente cuando empieces a sentirte ansioso o con algunos nervios.

Recuerda que todos tenemos el control de este diálogo interno y tenemos la capacidad de cambiarlo. El primer paso es tomar conciencia de ello y tratar de cambiarlo por algo más productivo y relajante.

10.- Evita crear tus propias conclusiones

Tendemos a crear nuestras propias conclusiones cuando no tenemos control de los hechos. Es por ello que cada vez que escuchamos cualquier ruido inusual en el avión o sentimos un movimiento o sensación extraña, nuestros cerebros tienden a crear sus propias conclusiones. Si tienes una gran imaginación como la de la mayoría de los aerofóbicos, todas las conclusiones serán de índole negativa y equivocadas. Por lo tanto, hasta el sonido de una simple llamada entre el personal de cabina, se puede convertir en tu mente en una señal del capitán para avisar de que el avión está a punto de hacer un aterrizaje de emergencia. Tranquilidad ante todo.

Para evitar llegar a conclusiones erróneas lo mejor es conocer todos los hechos. Si no estás seguro de lo que significa el sonido de llamada en cabina o el sonido del aire acondicionado, pregunta al personal de la cabina en lugar de pensar en lo primero que te venga a la mente.

Resumen final: La mente es maravillosa y un prodigio sobre todo cuando se utiliza de la manera correcta y bien enfocada, pero también puede ser el mayor obstáculo para conseguir volar sin miedo.

Con un trabajo continuado de concienciación y siguiendo las 10 ideas clave que te hemos explicado aquí seguro que dejas atrás la aerofobia.